jueves, septiembre 22, 2016

Sirenas y fantasmas

Considero muy lejana la oportunidad de volver a mi.
Los fantasmas me jalan hacía las sombras,
me jalan hacia el puente de la masacre que ocurrió hace mucho.
El día de las horas perdidas, el día del amor desperdiciado.

En mi piel están los fantasmas, en mi mente las sirenas.
Les regalo mis ojos y les suplico que esta vez no desfloren más mi vida.
No se lleven mis raíces ¿Pero ya para qué seguir siendo árbol?
Es mejor ahogarse nadando, que mirar las olas llevarse el mar.

Considero muy lejano todo lo que no es,
los fantasmas de las sirenas, el mar de aire que una vez me llevó a conocer la melancolía.
Los ojos de las sirenas que son lo mismos míos,
los brazos de los fantasmas que salen de mi estómago.

Esta manía de buscar en mi la cornisa de la que voy a salir volando algún día.
Huyendo, huyendo, huyendo, de los fantasmas y las sirenas.
Llegando a ellas en una nueva tormenta,
atado, como un animal, a los fantasmas.


No hay comentarios.: