lunes, junio 30, 2014

Me voy de Enter

Y como no puedo escribir una carta romántica de renuncia, escribo un gran post en mi blog. Es lo mínimo que se merece, mal que bien allá pasé dos años enteritos de mi vida y aprendí tanto que sería bobo irme así no más.

Me voy con la certeza de que en algunos momentos trabajé con los mejores. Gente apasionada por lo que hace, que comprende y quiere aprovechar al máximo el poder de las palabras, que no solo quería sentarse a ver pasar la vida mientras los número llegaban todos los últimos días del mes a la cuenta del banco. Personas de verdad, con pasiones y preocupadas por la manera en la que funcionan las mierdas en este país. Frustrada porque a veces el monstruo del periodismo se ve más grande que uno, porque a veces uno despierta sin fuerzas para enferentarlo.

Y todos los días nos parabamos a la sombra de medios muy grandes: The Verge, Wired (don Wired), Mashable, Arstechnica, Forbes, Kotaku, IGN y tantos otros, que era inevitable sentirnos como unos enanos intentando ser Goliat, como unos ratones aspirando a ser leones de un circo. Creernos el cuento no era fácil, y menos con la manera en la que funciona el negocio en este país y todo el mundo. Queda muy poco espacio para la magia.

Me voy a perseguir mi propia fortuna. A dedicarme a uno de mis 800.000 sueños, por fin. A perseguir una de mis metas más grandes y a luchar junto a uno de mis mejores amigos en el mundo por ella. Tengo mucho miedo, pero muchas ganas de empezar. Creo demasiado en lo que he aprendido en Enter para ponerlo a andar y ya veremos que sucede.

En enter dejo todo, hasta una exnovia, por dios. Dejo un espacio de mi vida en el que lo di absolutamente todo en cada una de las cosas más importantes de la vida. En el que dejé mi alma y mi espiritu y mis ganas por escribir una sola nota sobre BlackBerry, en el que trasnoché un domingo para terminar de escribir un review de The Last of Us.

Cierro un capítulo de 2 años en mi vida. Este año ha sido increíble hasta ahora, y solo tengo ganas de ver lo que se viene.

Me propuse 3 metas para 2014: Acabar el cilco con mi psicólogo, mejorar mis condición laboral y largarme a estudiar o dejarlo todo listo para hacerlo en 2015. Solo falta la última.






No hay comentarios.: