martes, mayo 27, 2014

Máscara

Hay mañanas en las que me quito la máscara
frente al espejo
pero el espejo no revela un rostro
sino ideas de ideas
fantasías y fantasmas
y dice, sin hablar, que
debería despojarme de todo
enviar todo a la mierda
y aprovechar el silencio.

¿No sería hermoso ese silencio?
pregunta el espejo,
y sonriendo le devuelvo la sonrisa
de esa sonrisa que di.
¿Qué sería renunciar a lo que se erosiona
todos los días en mi piel?
Sé que no tendré todos los días
para querer todo lo que quiero
para amarrarme con los brazos hasta que se rompan.

El espejo ya no tiene más qué decir
me observa arrugado y fatigado.
La conversación jamás llegará a dónde el quiere.
Esta máscara no se romperá frente a él
ni a la imagen de él en mi.
La máscara de la máscara vuelve al rostro de mis rostros
todos los días.

No hay comentarios.: